Camas para gatos

Las camas para gatos son probablemente las más variadas en el mundo de las mascotas. Por un lado, comparten modelos con las camas para perros, pero por otro disfrutan de diseños y tamaños exclusivos, adaptados a su propia naturaleza.

Déjales “Animalear” en nuestras camas para gatos

Es el caso de los cojines o colchonetas pequeñas, tan discretos y ligeros que pueden servir de acomodo para que los gatos ‘animaleen’ en los lugares más insospechados: a los pies de una ventana, en lo alto de un mueble, debajo de una silla… Su tamaño reducido no impide que estén bien acolchadas para un mayor confort, siempre elaboradas en materiales suaves y lavables. En muchos casos, sus fundas son incluso reversibles.

Las soluciones más habituales, no obstante, son las camas amplias, en muchos casos con bordes ligeramente elevados para delimitar el espacio de acomodo. Al igual que en el caso de los cojines, los diseños van desde los colores planos a los dibujos divertidos, pasando por estampados, rayas e incluso el escudo del equipo de fútbol favorito de su dueño.

Diferentes modelos para los gatos más exigentes

Para los gatos más cómodos y exigentes también hay disponibles iglús acolchados, con estructura cubierta y un hueco que sirve de puerta. Al ser muy ligeros, se pueden mover de ubicación y pueden lavarse tantas veces como se quiera, incluso en la lavadora. Su diseño y decoración, siempre divertidos.

Por último, si quieres añadir un plus de confort a tu gato también puedes echar un vistazo a las mantas, especialmente útiles en la temporada de frío cuando tu mascota busca lugares cálidos y abrigados.

Ver más Ver menos
Encontrados 25 productos 25 productos
Encontrados 25 productos 25 productos